ESCORPIO: HORÓSCOPO DEL EQUINOCCIO 2017

scorpione

ESCORPIO

En tu horóscopo, para 2017 hay algunas palabras que se volverán a repetir. Se trata de “nueva vida”, “transformación” y “renovación”. El riesgo es caer en algunas “repeticiones”, pero las encontrarás continuamente en el camino que emprenderás, porque expresan el sentido de “renacimiento” que este año posee el signo.

Para contar tu nuevo año, de hecho, es necesario dar un pequeño paso atrás. Tu signo, entre finales de 2012 y la mitad de 2015, recibió la visita de Saturno, un tránsito radical, en algunos momentos, difícil, que representa una cita fundamental con las etapas de crecimiento más importantes de tu vida. Saturno en el signo significa hacer tabula rasa de todo lo que ya no te pertenece, y sobre todo de lo que detiene, limita o condiciona tu independencia. Significa encontrar la fuerza para cerrar algunos capítulos de tu vida que ya no tienen ciclo vital para crear aquel vacío fértil y receptivo necesario para acoger lo nuevo.

Saturno en el signo es como un duro arado del campo con el objetivo de eliminar las malas hierbas, mover y preparar la tierra para sembrar una nueva semilla. Un proceso tal vez difícil, pero indispensable para el ciclo de la vida.

Por esta razón, también la película que he elegido para contar tu horóscopo habla de la necesidad de cerrar algunos viejos capítulos para poder sembrar la semilla de una “nueva vida”.

Se trata de El sueño de Walt y cuenta la verdadera historia de la batalla de 20 años que Walt Disney luchó con Pamela Travers, autora de novelas de Mary Poppins, para obtener los derechos necesarios para conseguir la memorable película con Julie Andrews.

Pamela Travers es una señora de sesenta años, intratable y gruñona, que no se deja convencer por las oraciones de Walt Disney y rechaza cualquier acuerdo, contando excusas de cualquier tipo y durante 20 años devuelve el contracto al remitente, aparentemente por capricho, contra el poder de la Disney y de Hollywood.

La realidad, en cambio, es otra: las novelas de Pamela Travers nacen de un capítulo doloroso de la autora, habiendo quedado huérfana de un padre dulce y soñador que ahogaba en alcohol sus dificultades para afrontar los problemas de la vida. Un capítulo que la dejó colgada, entre un pasado que ya no le pertenecía y un futuro que se negaba de vivir. Al principio de la película, no escribe un libro hace muchos años, su dinero se está acabando, y su agente la convence a que se vaya a Los Ángeles por lo menos para encontrar a Walt Disney y a los autores de la película. Y es aquí donde desprecia los diferentes bocetos y canciones: nada le gusta, pero están los numerosísimos intentos de Disney de ir en contra de sus decisiones de todas las maneras posibles.

Se obstina en detalles poco significativos, pero con un juego de flashback se entiende que en realidad no son poco significativos, porque representan aspectos felices o dolorosos de la infancia de “Guinty” (así la llamaba su padre) y por eso, a sus ojos, son inviolables. Las novelas, de hecho, se basan en la verdadera vida de Pamela, que desde niña contaba historias de Mary Poppins a sus hermanitas para aliviar la dureza de su situación familiar. A partir de su papel de criada, de hecho, una tía de Pamela llegó a su casa para volver a llevar orden después la desaparición del padre.

Pamela se ha quedado parada en esta etapa de su vida, que nunca ha entendido por completo, ni tampoco “perdonado” o superado, pero llega el momento en que es necesario despedirse de lo que es un capítulo cerrado e seguir adelante. A lo largo de la historia, afrontando los retos de la adaptación cinematográfica junto con el guionista, al letrista de las canciones y también al mismo Walt Disney, Pamela rompe uno tras otro todos los tabúes que la inmovilizaban en un pasado que nunca había conseguido perdonar: afronta a sus fantasmas, ilumina sus miedos, autorizar finalmente la adaptación, y lo más importante, vuelve a escribir sus novelas.

Ese es el punto central de la cuestión: si Pamela no hubiera cerrado ese capítulo de su vida, no le habría sido posible asomarse a una nueva etapa de su vida hecha de creatividad, nuevos comienzos y satisfacciones, por el contrario, se hubiera quedado como la guardiana de los templos de los recuerdos. Ahora más ligera, el globo de su vida vuelve a volar. Eso es lo que has tenido que hacer tú también, cuando Saturno ha entrado en el signo entre finales de 2012 y la mitad de 2015; y ahora es el momento que hace posible acoger un nuevo capítulo de vida que tiene sabor de renacimiento.

La primera parte del año es más preliminar, un progresivo acercamiento al verdadero Big Bang que se va a celebrar después del verano. “Preliminar” no significa poco activa o con poca suerte. Hasta la mitad de octubre, de hecho, Júpiter se encuentra en una posición que recuerda la de la película de un “ángel de la guarda”, que se activa en el momento de necesidad, y que conduce la embarcación y vuelve a ponerla en dirección del viento. “Preparación” significa ocasión de probarse a sí mismo y ponerse en juego en nuevas actividades, de cubrir nuevos aspectos de sí mismo.

Se sabe: para obtener lo que nunca has obtenido antes, necesitas hacer cosas que nunca has hecho, y la primera parte del 2017 permite la exploración de nuevos territorios y vivir nuevas experiencias. Hasta el otoño – y sobre todo entre mayo y septiembre – llegará la hora de fortalecer tu posición, de consolidar los resultados anteriores para construir una buena base, un trampolín perfectamente eficiente donde saltar en otoño.

Son las últimas fases de la transformación de la crisálida en mariposa. Para quien ha visto la película, la primera parte del año coincide con la gradual “apertura” de Pamela a la idea de autorizar la película – cuando su cáscara, su coraza empieza a disolverse y sin ni siquiera darse cuenta empieza a dar sus primeros pasos hacia su nueva vida. También para ti, octubre corresponde al verdadero renacimiento. Empieza un nuevo ciclo, se vuelven a despertar nuevos intereses y declinaciones de talento personal.

Ese intenso “acento” planetario para muchos va a traducirse en un verdadero debut de una nueva vida: decidirán dar una oportunidad a proyectos y a las actividades que les hace más felices, dando un verdadero salto hacia una nueva profesión. Cada cambio está protegido y estimulado por un cielo que desea únicamente transformarte en ti mismo y valorizar lo que te permite expresarte. Júpiter en el signo, naturalmente, hace abrir una cerradura: a partir de ahora, depende de ti, si tomar la manija y abrir la puerta, entrar y acceder finalmente a las nuevas y concretas posibilidades que se proyectan delante de tus ojos. Pero con Júpiter en el signo, también quien no medita un cambio intercepta, sin embargo, un potencial viento de cola que permite a los negocios ir mejor, con mayor satisfacción y con menor esfuerzo.

Igual en el amor, 2017 es el año que lleva armonía. Hay que decir que el final de 2016 ha representado un mayor momento de esfuerzo en el amor, con problemas relacionados al trabajo de uno de los dos, con decisiones tal vez difíciles que tenían que ver con una mudanza o la organización de la vida, sobre todo para las parejas recién casadas o que han tenido su primer hijo en los últimos meses. Solucionando todo, ya desde el principio de 2017 las cosas empezaran mejores. El mismo viento de renacimiento, lleva también a muchas parejas que están juntas hace muchos años a hacer un balance y a elegirse de nuevo. O, al contrario, en algunos casos raros a aceptar que una relación llegue a su fin y crear el espacio neutro para generar otra nueva.

Decimos que el hilo rojo que recorre todo 2017 es un renovado deseo de estar bien, que prevalece la obstinación de mantener, a cualquier precio, una relación que ya no puede continuar. Son casos bastante raros (igual porque en los últimos años han limpiado muchas situaciones/relaciones usuradas), pero algunos se han dado cuenta de que emprender caminos separados es la mejor solución para ambos, y lo hacen sin resentimiento o recriminación. El Escorpio del 2017 no está “equipado” con un aguijón punitivo, sino de un potente anti-hielo para abrirse el camino hacia una vida más serena y satisfactoria.

También para los corazones solteros que llegan al 2017 lentos o frenados de una historia del pasado que ha dejado algunas cicatrices, se preparan a saltar hacia una nueva felicidad. Muchos nacidos del signo entre 2012 y 2015 han vivido relaciones difíciles, tal vez clandestinas, que no han acabado bien. Lo más importante en 2017 es abrirse a nuevas relaciones sin caer en patrones comportamentales antiguos, empezando por la elección misma de la pareja.

En este sentido, la primavera es un momento con muchísimas ocasiones de encuentros, pero podría también poner a prueba y representar viejos modelos que hay que evitar para no volver a caer en antiguas dinámicas disfuncionales. Por esta razón, yo me quitaría de encima indecisos, no resueltos, amantes, etc. El Escorpio da sus primeros pasos en una nueva vida: lo más importante es dejar el peso del pasado y no tomar pesos nuevos. Lo mismo ocurre si llega alguien del pasado: hay que ver si este tipo de relación puede volverse a empezar desde cero. En ese caso, vuelve a nacer contigo: en alternativa se queda atada al pasado porque el Escorpio del 2017 es parecido a una nave espacial. “Nadie lo va a parar”.

Pues, como dice Lao Tse, “lo que la oruga llama fin del mundo, el resto del mundo lo llama mariposa”. En los años pasados has estado mirando el final de un mundo, has empezado, duramente, a ponerte nuevamente las alas, al principio débiles, inciertas, pero luego cada vez más robustas, amplias, fuertes y seguras. Y ahora, finalmente, estás listo para volar de nuevo.


© Simon & The Stars
© Translation: Nicolò Porcellato

comments

Horoscopo en espanol