VIRGO: HORÓSCOPO DEL EQUINOCCIO 2017

vergine

VIRGO

Virgo ha tenido un 2016 realmente “raro” y contradictorio. Ya, porque por un lado tenía Júpiter en el signo, sinónimo de expansión y nuevas idas; por el otro, Saturno en cuadratura, ha frenado todo un conjunto de iniciativas de crecimiento, con una serie de temas y problemas conectados prevalentemente al ámbito de la casa y de la familia.

Fue un año duro e inconstante, donde las cosas “se ponían en marcha”, aceleraban, ralentizaban, se paraban para luego volver a empezar a pasos vacilantes. Esto es válido para el trabajo, sobre todo para muchos nacidos del signo que están tratando de hacer despegar una nueva actividad. Pero, también para los afectos, donde muchos han tenido que posponer un proyecto de pareja (un casamiento, un hijo, una nueva casa) porque todavía no había llegado el momento, porque todavía no había una casa, porque las financias todavía no estaban sólidas, o porque la familia de origen pedía atenciones.

En fin, fue algo parecido a acelerar con el freno de mano puesto: un año inconstante, duro y con continuos altibajos. De todas formas, ha tenido su importancia, y vas a ver los resultados en este nuevo año. Gracias a éste, tienes la ventaja de poner en evidencia todo un conjunto de “fallas” en el sistema que tenías que arreglar para evitar “dispersiones” energéticas, una serie de problemas y de desequilibrios que ya, desde el otoño pasado, has empezado a solucionar.

Tu signo es serio y responsable, y esto a veces te lleva a hacerte cargo de tareas y responsabilidades que en realidad les corresponden a otros. En la mayoría de los casos, lo haces con amor y dedicación, pero eso ralentiza inevitablemente tus pasos. Eso es lo que 2016 te ha enseñado y te ha empujado a “corregir”, y esto es lo que en 2017 te empujará a quitarte de encima todos los pesos y cruces que no te pertenecen, lo que te va a permitir avanzar a grandes zancadas hacia tus metas.

Justo mientras estaba empezando a pensar en tu 2017, he visto “Joy”, una película que cuenta la verdadera historia de Joy Mangano, empresaria e inventora del “miracle mop”, la “fregona” o el “trapo”. Después de los títulos de apertura, una voz narrativa recita: “Esta película está inspirada en la vida de las mujeres (y de los hombres) valientes, que tienen talento y capacidad de crear cosas con sus propias manos”. Esta frase me ha emocionado y ¡me ha hecho inmediatamente pensar en ti!

Joy es una persona creativa, inventiva, por la cual un problema no es más que un desafío necesario para encontrar la solución. Ya desde niña Joy posee este poder especial, si bien, bajo el peso de una familia que pesa por completo sobre sus hombros, acaba por olvidarlo. De esta manera, sus sueños, sus proyectos, su talento, deslizan hacia una lista de espera a tiempo indefinido. Hasta que llega un día donde se hiere, mientras estaba recogiendo con la fregona los fragmentos de cristal de una copa de vino que el padre (qué casualidad) había dejado caer al suelo. Y fue así que, mirando sus propias heridas, dentro de su cabeza se activa un interruptor (“¡basta ya!”) y le sale una idea genial: construir un nuevo accesorio para la limpieza de la casa que no se tiene que escurrir con las manos. Estamos al final de los años ochenta y semejante accesorio, que hoy damos por sentado, no existía. Aquella idea, así de brillante estaba en la mente de Joy, junta a muchas otras que alcanzaría más adelante, pero aún no había encontrado la chispa necesaria para “encenderla” y convertirla en realidad. Después de este pequeño “accidente” Joy se activa: su creatividad se despierta de la hibernación, diseña su fregona en un papel, realiza un prototipo, lo patenta y – poniéndose en primer plano – lo propone al público a través de canal televisivo comercial, y alcanza un enorme éxito. Le he dado énfasis a las palabras «poniéndose en primer plano» porque, como dice Joy – niña en la película: «cuando te escondes, la gente no te ve; pero lo malo del esconderse es que al final te escondes de ti mismo». Esta es una frase que me ha llamado mucho la atención y que me recuerda con emoción lo que decía antes: si te pones también las prendas que no te corresponden, corres el riesgo de desaparecer bajo su peso.

Incluso para ti, la transición desde 2016 hasta 2017, representa una similitud con el cruce del Mar Rojo, un cambio desde un “año de problemas” hasta un “año de soluciones”. Y en tu mente se forma un “¡basta ya!” que pone fin a un período de excesiva disponibilidad para los demás. Desde la mitad de 2015, para salvaguardar algunos equilibrios relativos a tu casa, tu familia, o tu profesión (sobre todo para los trabajadores independientes), has perdido de vista una serie de prioridades conectadas a tu bienestar personal y tus sueños han acabado en los últimos sitios de una larga lista de espera. El Virgo de 2017, al contrario, vuelve a adueñarse de una importante verdad de la vida: el amor por sí mismo no tiene menos valor de lo que tenemos por los demás.

Eso, en primer lugar, significa que hay que repensar algunos “acuerdos” en términos más justos y equitativos: con la pareja o en familia, las cargas hay que compartir las cargas de manera más equilibrada. En el trabajo, si yo hago más que tú porque soy mejor/más responsable, es justo que se me reconozca (por ejemplo, con ganancias mayores) al igual que es apropiado que te hagas ayudar para que no esté todo sobre tus hombros. Considerando el valor simbólico de las cosas, una serie de nuevas “negociaciones” acercará la forma de los acuerdos a la substancia de las cosas. Cuando hablo de “acuerdos”, naturalmente no me refiero solo a los verdaderos “contratos” que regulan el trabajo (aunque, para muchos, la recuperación de 2017 va a empezar con eso), si no a cada forma de intercambio energético que regula la vida de todos los días. El nuevo año te ayuda a reconstruir y a reconocer (y hacer reconocer) tu valor y a pretender nuevos acuerdos que reflejen esta toma de conciencia.

En el campo profesional, toda una serie de proyectos e iniciativas, que el año pasado avanzaban a trompicones, se desbloquearán y comenzarán a proceder de manera más regular y constante. Emerge una nueva capacidad de volver a encarrillar tu vida, de optimizar la organización del trabajo, eligiendo mejor los proyectos y las actividades que merecen la pena de tu dedicación y esfuerzos y eliminando los que son solo “dispersiones” de tiempo y de energías. En el 2017, tus “noes” tendrán una calidad casi “mágica”, porque cada “no” corresponde a antiguos “pesos” que te quitas de encima o que, mejor, te niegas a poner. Deshaciéndote de la sensación de “trinchera” de tareas, responsabilidades y plazos de 2016, muchos nacidos del signo al lado del trabajo «oficial» una serie de intereses colaterales (llamémoslos «aficiones») a los que te recomiendo encarecidamente tener cuidado: contienen, de hecho, la semilla de una nueva creatividad que con el tiempo podrá convertirse en algo importante, hasta llegar a ser un nuevo puesto de trabajo.

También en el amor, 2017 es un año de grandes recuperaciones. Como te decía al principio de este horóscopo, en 2016, muchos nacidos del signo han tenido que aplazar un proyecto de pareja porque los tiempos no eran propicios, o porque los ingresos no eran suficientes. En el nuevo año, llega por fin el momento de empezar una convivencia, o de fijar la fecha de un “sí”, o tener un primer hijo.

Semáforo verde también para muchos nacidos del signo que en el último año y medio han tenido que aceptar que una relación había llegado al final de la línea y afrontar una separación (a menudo no es fácil). Para los de Virgo 2016 ha parecido el año de la “demolición” de las certezas de siempre: hay quien ha tenido que “desmontar” su familia, dejar su casa, mudar sus cosas. En fin, un cielo difícil y a veces doloroso que tenía el propósito de despejar el campo de lo que ya no tenía su ninfa vital. Un pasaje obligatorio para dar los primeros pasos de una nueva vida: tras un 2016 entre melancolía y desconfianza, empieza un 2017 que mira hacia el futuro y que realmente permite volver a abrazar al amor. Entre enero y mayo, el cielo está muy lleno de oportunidades y de encuentros. En la primera mitad del año “confrontamos”, “comprobamos” si todo está en la misma longitud de onda, en que se quieren las mismas cosas, si bien algunos encuentros podrían confundirnos, estar lejos de los cánones habituales, o reclamar una mudanza. El tuyo es un signo responsable, que, antes de saltar, hacen sus mediciones, sin embargo, después de la mitad del año todo va a jugarse en serio y muchas neo-parejas podrán quemar etapas. Pues es un año que realmente te permite “pasar página” y volver a empezar algo muy importante.

Desde diciembre, además, Saturno cambia posición y deja la cuadratura. Toca la campana del recreo: terminan las clases, los exámenes y todas las pruebas que han hecho estos últimos años tan importantes, pero también muy duros. Después de tres años de “Saturno severo”, entrarás en un nuevo trienio con “Saturno a favor”, que permitirá consolidar y multiplicar los frutos de tus conquistas. Y te darás cuenta de que estos años han sido un “rito de paso”, como cuando salen los dientes del bebé: es duro, pero indispensable para acceder a una nueva fase de vida, hecha de conquistas más ambiciosas y de satisfacciones más adultas.


© Simon & The Stars
© Translation: Nicolò Porcellato

comments

Horoscopo en espanol